Edición Familiar: Límites (Sheminí 5780)

EDICION FAMILIAR: LÍMITES (SHEMINÍ 5780)

Descarga la Edición Familiar de esta semana en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación que puedes leer aquí.

IDEA CLAVE DE LA SEMANA

Para proteger el planeta y las generaciones futuras, necesitamos límites.

La Parashá Sheminí es el último capítulo de la larga sección que comenzamos en el capítulo 25 de Shemot. Empezamos con el mandamiento de construir el Mishkán (el Tabernáculo) y en Sheminí, la construcción y las preparaciones están completamente terminadas. Finalmente ha llegado el momento de comenzar a usar el Mishkán. Se llevaron a cabo celebraciones sacerdotales especiales para marcar el comienzo de los servicios.

Pero el momento de alegría se tornó de pronto en amargura. Trágicamente, dos de los hijos de Aarón trajeron un “fuego extraño” como sacrificio a Dios, y como castigo ambos hijos murieron. A continuación, la parashá define más leyes para los Cohanim, como las de no servir en el Santuario mientras están ebrios, y cuándo y dónde los Cohanim pueden comer los sacrificios. Por último, la parashá describe las leyes de dieta (kashrut), mencionando específicamente cuáles animales, pescados y aves podemos comer.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Por qué piensas que Nadav y Avihu fueron castigados por traer un “fuego extraño”?

La historia de Nadav y Avihu, los hijos mayores de Aarón que murieron el día de la consagración del Santuario, es una de las más trágicas de la Torá. Hay referencias a ella en no menos de cuatro ocasiones. Transformó lo que debía ser un día de celebración nacional en uno de profundo pesar. Aarón, desconsolado, no podía hablar. Una sensación de duelo se extendió por el campamento y el pueblo. Dios le había advertido a Moshé que era peligroso tener a la Divina presencia dentro del campamento (Éxodo 33:3), pero ni Moshé pudo prever que algo tan grave como esto podría ocurrir.

¿Qué fue lo que Nadav y Avihu hicieron mal? Un rango excepcional de interpretaciones fue dado por los Sabios. Algunos dijeron que ellos aspiraban a conducir al pueblo y que esperaban con impaciencia la muerte de Moshé y Aarón. Otros adujeron que su pecado era no haber contraído matrimonio por considerar que no había mujer que fuera digna de ellos. Otros atribuyeron su pecado al hecho que estaban alcoholizados. Y otros más, que no se instruyeron acerca de qué estaba permitido y qué estaba prohibido hacer ese día. Otra explicación es que habían entrado en el Sancta Sanctórum, el ámbito permitido exclusivamente para el Sumo Sacerdote.

La explicación más simple, sin embargo, es la del texto mismo. Ofrecieron un “fuego extraño, que no había sido ordenado.” ¿Por qué habrían de hacer tal cosa? ¿Y por qué fue un error tan grave? La explicación que psicológicamente tiene más sentido es que fueron llevados por el clima del momento. Actuaron como en una especie de éxtasis. Resultaron víctimas de la excitación por la inauguración del primer espacio de rezo colectivo de la historia de los descendientes de Abraham. Su comportamiento fue espontáneo. Quisieron hacer algo más, algo no ordenado, para expresar su fervor religioso.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Por qué está mal ser creativo y buscar nuevas formas de adorar a Dios?
  2. ¿Cómo hacen nuestras leyes para evitar que esto suceda?

A veces se necesita una trauma terrible para que lo importante pase a primer plano en nuestras mentes. Mientras el mundo es devastado por una enfermedad terrible que afecta directamente a millones, otros millones se encuentran atrapados en sus casas, pegados a las terribles noticias que se desarrollan alrededor del mundo, con los gobiernos intentando mantenerlos a salvo. Una humanidad vibrante que todos los días se levantaba y corría a vivir sus vidas se ve forzada, de repente, a detenerse y quedarse en casa.

De repente, sin previo aviso, las cosas que la semana pasada parecían importantes, como el dinero y las posesiones, trabajos y notas de la escuela, planes de viaje y de compras, ahora se vuelven insignificantes. Ahora nos damos cuenta qué es más importante. Nuestra salud, nuestra familia, y los amigos y familia con los que no podemos estar en este momento. Ahora sabemos el verdadero valor de esas cosas. Las cosas que son realmente críticas en la vida.

Ahora tenemos una nueva apreciación de las personas que hacen nuestra vida. Los héroes del día a día de nuestras vidas. Los doctores y enfermeras, los primeros respondedores y trabajadores clave, como quienes trabajan en negocios, granjeros, maestros, personas que hacen entregas y recolectores de residuos. Nuestras vidas no serían posibles sin estas personas.

Tengamos esperanza que cuando todo esto termine y hayamos superado la situación, como seguramente haremos, que nuestro sentido a apreciación y gratitud no vuelva a ser como era antes.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Cómo nos ha forzado la pandemia de coronavirus a dar un paso atrás y recuperar la noción de nuestras limitaciones?
  2. ¿Podemos encontrar formas de prosperar bajo tan estrictas limitaciones?

¿Qué tenía de malo que Nadav y Avihu actuaran en forma espontánea? Moshé actuó espontáneamente cuando rompió las tablas después del pecado del Becerro de Oro. Siglos más tarde, David hizo lo propio cuando bailó junto al Arca al  entrar a Jerusalem. Ninguno de los dos fue castigado por su comportamiento. (Aunque Mijal retó a su esposo David por la danza). ¿Qué fue lo que hizo que Nadav y Avihu merecieran un castigo tan severo?                  

La diferencia es que Moshé era un profeta. David, un rey. Pero Nadav y Avihu eran sacerdotes. Los profetas y los reyes a veces actúan espontáneamente ya que ambos habitan el mundo del tiempo. Para cumplir con sus funciones, necesitan tener un sentido de la historia. Desarrollan un registro del tiempo en forma intuitiva. Perciben la situación del momento, y lo que el momento requiere. Para ellos, hoy no es ayer, y mañana también será distinto. Eso los lleva de vez en cuando a actuar en forma espontánea porque es lo que esa instancia requiere.

Moshé sabía que solo algo tan dramático como la rotura de las tablas podía impactar al pueblo y hacerle comprender la gravedad de su pecado. David sabía que bailar al lado del Arca expresaría al pueblo lo significativo de lo que estaba pasando, que Jerusalem no sólo estaba siendo declarada la capital política sino también el centro espiritual de la nación. Estos actos de espontaneidad cuidadosamente ponderados fueron esenciales en moldear el destino del pueblo.

Pero los sacerdotes tienen un rol completamente diferente. Habitan un mundo atemporal, no histórico, en el que nada significativo cambia. Los sacrificios diarios, semanales y anuales eran siempre los mismos. Cada elemento del servicio del Tabernáculo estaba limitado por sus propias y detalladas reglas, y nada significativo quedaba a discreción del sacerdote.

El sacerdote era el guardián del orden. Su misión consistía en mantener las fronteras entre lo sagrado y lo secular, lo puro y lo impuro, lo perfecto y lo imperfecto, lo permitido y lo prohibido. Su dominio era el de lo sagrado, los puntos en los que lo infinito y lo eterno entran en el mundo de lo finito y mortal. Como le dice Dios a Aarón  en nuestra parashá: “Tú debes distinguir entre lo sagrado y lo profano, entre lo puro y lo impuro; y debes enseñar a los israelitas todas las leyes que el Señor les ha impartido a través de Moshé.” Los verbos clave para los cohanim eran lehavdil, diferenciar, y lehorot, enseñar. El cohen hacía distinciones y enseñaba al pueblo a hacer lo mismo. 

La vocación sacerdotal consistía en recordar al pueblo que hay límites. Hay un orden en el universo que debemos respetar. La espontaneidad no tiene lugar en la vida del sacerdote ni en el servicio del Santuario. Eso fue lo que Nadav y Avihu no acataron. Podía parecer una trasgresión menor pero en realidad era la negación de todo lo que el Tabernáculo y el sacerdocio significaban.

Los límites existen. De eso se trata también la historia de Adán y Eva en el Jardín del Edén. ¿Por qué motivo habría de crear Dios dos árboles, el de la Vida y el del Conocimiento, del cual los humanos tenían prohibido comer? ¿Por qué  decirles qué eran los árboles y qué podría provocar sus frutos? ¿Por qué exponerlos a la tentación? ¿Quién no desearía tener conocimiento y vida eterna si fuera posible conseguirlos simplemente comiendo un fruto? ¿Por qué plantar esos árboles en el jardín donde sería inevitable que los vieran los humanos? ¿Por qué someter a Adán y Eva a una prueba que sería improbable que pudieran superar?

Para enseñarles a ellos, y a nosotros, que, aun en el Edén, en el paraíso, hay límites. Hay ciertas cosas que podemos hacer, o que quisiéramos hacer y aun así no debemos hacer.

Hoy, el ejemplo clásico es el del medio ambiente. Como documentó Jared Diamond en sus libros Guns, Germs and Steel (Armas, gérmenes y acero) y Collapse (Colapso), casi en cualquier lugar en que haya puesto el pie un ser humano ha dejado una huella de destrucción a su paso. Ha cultivado tierras hasta agotarla y cazado animales hasta su extinción. Esto ha ocurrido porque no ha tenido, insertado en su mente y hábitos, el concepto del límite. De ahí que el concepto, clave para la ética medioambiental, sea la sustentabilidad, o sea, limitar la explotación de los recursos de la tierra hasta el punto en que puedan renovarse por sí mismos. El fracaso de cumplir con esta norma hace que los seres humanos resulten exiliados de su propio jardín del Edén.

En The True and Only Heaven (El único y verdadero cielo) Christopher Lasch argumentó que la revolución científica y el Iluminismo nos hicieron creer que no hay límites, que la ciencia y la tecnología resolverán todos los problemas creados  y que la tierra continuará indefinidamente dando sus frutos. Si olvidamos los límites, a la larga perderemos el paraíso. Esa es la advertencia de la historia de Adán y Eva.

En un pasaje notable de su libro sobre la inflación de 1976, The Reigning Error (El error reinante) William Rees-Mogg desarrolló elocuentemente el rol de la ley judía para asegurar la supervivencia del pueblo judío. Lo hizo al contener las energías de la gente. Los judíos son, dijo, “un pueblo de una energía eléctrica tanto en su personalidad como en su mente.” La energía nuclear, dijo, es inmensamente poderosa, pero al mismo tiempo requiere ser contenida. Después expresó lo siguiente:

“De la misma forma, la energía del pueblo judío ha sido contenida en un tipo distinto de recipiente, la ley. Ella ha actuado como una botella dentro de la cual la energía espiritual e intelectual puede ser guardada; solo porque ha sido contenida es posible hacer uso de ella. No ha explotado ni se ha diseminado, ha sido contenida como poder continuo… La energía contenida puede ser una fuerza motriz durante un periodo indefinido; la fuerza descontrolada es meramente un gran estruendo, generalmente destructivo. En la naturaleza humana sólo la energía disciplinada es efectiva.”

Ese era el rol del cohen, y sigue siendo el rol de la halajá. Ambos son expresiones  de límites: reglas, leyes y diferenciaciones. Sin límites, las civilizaciones pueden ser fascinantes y efímeras como fuegos artificiales. Para sobrevivir deben encontrar la forma de contener su energía para que pueda subsistir, sin disminución. Ese fue el rol del sacerdocio, que Nadav y Avihu traicionaron introduciendo la espontaneidad en un lugar donde no pertenece. Como dijo Rees-Mogg, “la energía descontrolada es un gran estruendo, generalmente destructivo.”

Yo creo que necesitamos recuperar el sentido de los límites porque, en nuestra búsqueda descontrolada por conseguir mayor riqueza, estamos haciendo peligrar el futuro del planeta y traicionando nuestra responsabilidad por las generaciones venideras. Hay cosas que son como un fruto que no debemos comer y un fuego que no debemos llevar.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1.  ¿Cuál crees que ha sido la causa que provocó que la humanidad pierda la perspectiva acerca de la importancia de los límites en el mundo?

“Uno de los más grandes desafíos de las sociedades libres es mantener el balance entre el “Yo” del interés propio y el “Nosotros” del bien común. Debemos ser capaces de competir pero también de cooperar. En cada uno de nosotros habita un “Yo” que pregunta: ‘¿qué hay en esto para mí?’ Pero también hay un “Nosotros” que sabe que ‘estamos juntos en esto’. Tengo esperanza de que emerjamos de esta larga noche con un sentido mejorado del “Nosotros”. En mi vida, nunca hemos vivido un periodo en que las personas de todos los países del mundo estén sufriendo los mismos miedos, los mismos peligros, los mismos riesgos. Cuando se trata de cosas realmente fundamentales como la vida y la salud, lo que nos une es más grande que lo que nos divide. A pesar de nuestra riqueza y el poderío tecnológico, un pequeño virus ha puesto a la humanidad de rodillas. De aquí en adelante, nunca deberíamos subestimar nuestra vulnerabilidad.”

Publicado en “The Mail”, Domingo 29 de Marzo de 2020

  1. ¿Por qué crees que hay tantas explicaciones diferentes acerca de cuál fue el pecado de Nadav y Avihu?
  2. ¿Por qué debemos ser cautelosos con la espontaneidad religiosa? ¿Cómo ayudan las leyes y reglas religiosas?
  3. ¿Cómo podemos aplicar este mensaje acerca de la importancia de los límites a nuestras propias vidas?

¿Quieres ganar un Sidur con los rezos diarios semanales de Koren Aviv? Este Sidur ha sido diseñado para ayudar a los jóvenes a explorar su relación con Dios así como los valores, historia y religión de su pueblo. Envía un correo electrónico a: CCFamilyEdition@rabbisacks.org con tu nombre, edad, ciudad y una pregunta u observación sobre la parashá de Convenio y Conversación Edición Familiar. Los participantes deben ser menores de 18 años. Cada mes seleccionaremos dos de las mejores, y ambos recibirán un Sidur dedicado por el Rab Sacks! Gracias a Koren Publishers por la amabilidad de donar estos maravillosos Sidurim.

en pocas palabras

  1. Hay varias explicaciones rabínicas para explicar el motivo de su pecado. El texto dice que trajeron “un fuego extraño” al Mishkán. Al ser hijos de Aarón, eran Cohanim, Sacerdotes, con importantes responsabilidades. Pero no siguieron las reglas que Hashem les había ordenado. Aunque Hashem les había pedido en forma clara a los Cohanim cómo debían comportarse en el Mishkán, los hijos de Aarón, Nadav y Avihu, la habían ignorado y decidieron, en cambio, hacer su propia voluntad.

LA IDEA CENTRAL

  1. Aunque sus intenciones podrían haber sido puras, es peligroso usar la espontaneidad emocional en el culto a Hashem. Esto podría (y a menudo ocurre en la historia) provocar resultados destructivos e impuros. Un ejemplo de la Torá es el Becerro de Oro (en el que el pueblo, aparentemente, estaba intentando usar al ídolo para conectarse con Dios en ausencia de Moshé, su líder espiritual).
  2. Las leyes complejas del judaísmo están diseñadas para evitar que esto ocurra, y Nadav y Avihu las ignoraron, y se dejaron llevar por su propia pasión. Aunque la pasión y la emoción definitivamente se alientan en el culto a Dios, las leyes son el receptáculo por la que esta pasión se canaliza. Las leyes nos protegen de sentirnos abrumados por la pasión y la emoción por Dios

UNA VEZ SUCEDIÓ…

  1. El Rabino Sacks concluye en el mensaje de esta semana de Convenio y Conversación con la creencia de que necesitamos recuperar la noción de los límites. La humanidad ha perdido su perspectiva sobre lo que es importante en la vida, en el constante impulso para construir y desarrollar nuestro mundo y crear más riqueza. Hemos sido arrogantes y demostrado soberbia, a medida que progresamos como raza humana, creyendo que la tecnología y la ciencia podrían resolver cada problema y desafío. Nuestro progreso como especie ha sido maravilloso, pero a veces ha sido a costa de nuestros valores centrales y hemos perdido el sentido de las cosas importantes de la vida. Esta pandemia nos ha forzado a apartarnos  de la carrera incesante y nos ayudó a hacer un balance. En muchos aspectos, el mundo se está curando a sí mismo (por ejemplo, hay menos contaminación), mientras que la humanidad se aparta de él, en cierta medida. Si bien esto puede ser temporal, esperamos que las lecciones que estamos aprendiendo, no lo sean.
  2. A veces, las limitaciones nos fuerzan a reconsiderar, a ser creativos y a esforzarnos más. Muchas personas en cuarentena se están conectando, positivamente, entre ellos al hablar más seguido por video llamadas. Otros han cambiado la manera de trabajar, comenzaron a ejercitarse en forma innovadora, o a aprender nuevos hobbies. Varias iniciativas emocionantes han empezado a través de los medios sociales, con personas extrañas que se unen para recaudar fondos y ayudar juntos. Hemos descubierto un nuevo aprecio hacia los trabajadores claves. Hemos descubierto nuevas formas de demostrar nuestro apoyo por los trabajadores claves, como los aplausos en todo el país para los equipos médicos nacionales. Dave Stutman una vez escribió: “la complacencia es la enemiga del progreso”. Los nuevos límites y reglas vigentes de estos momentos pueden parecer severas, pero siempre podemos encontrar maneras de conectarnos entre nosotros, y a veces bajo presión, podemos prosperar.

PENSANDO MÁS PROFUNDAMENTE

  1. El progreso magnífico y los logros de la humanidad en un período de tiempo relativamente corto, han llevado a la arrogancia y al exceso de confianza. La humanidad ha puesto demasiada fe en la ciencia y la tecnología, y perdió su sentido de la perspectiva y responsabilidad. Esperamos que la humanidad crezca y recupere el sentido de perspectiva de todos estos desafíos que está enfrentando. Nadav y Avihu demostraron un poco de la arrogancia y soberbia que, a menudo, la humanidad tiende a demostrar. Ellos creían que sabían mejor cómo conectarse y adorar a Dios. Debemos aprender de su lección. Debemos recordar que somos limitados como especie y que debemos seguir la guía de Dios.

ALREDEDOR DE LA MESA DE SHABAT

  1. El hecho de que haya varias explicaciones de por qué fueron castigados, es una reflexión sobre la ambigüedad  de su pecado que se encuentra en los versículos de la Torá. La explicación más obvia, que se encuentra en el versículo y que el Rabino Sacks explica más en detalle es que ellos demostraron espontaneidad en su culto, y no es fácil de comprender en nivel superficial.
  2. En palabras de William Rees-Mogg, como se citó anteriormente, “la energía descontrolada es un gran estruendo, generalmente destructivo”. La espontaneidad religiosa puede y ha llevado a fuerzas destructivas, si no se contiene y controla. La historia judía tiene muchos ejemplos de esto, desde el Becerro de Oro, hasta varios falsos mesías que hemos encontrado. Las leyes religiosas contienen y canalizan esta energía de manera segura.
  3. El Rabino Sacks usa al medioambiente como ejemplo de un área fundamental en donde podemos aplicar este mensaje a nuestra vida actual. Sin límites, la humanidad ha puesto en riesgo  el bienestar del planeta y de las futuras generaciones. Hemos estado aprendiendo lecciones similares durante estos tiempos difíciles, viviendo en un mundo con el coronavirus. La pandemia nos ha forzado a apartarnos y a reconocer nuestras limitaciones como especie. Oramos  para que podamos salir más fuertes que antes, habiendo aprendido algunas lecciones importantes.

Descarga la Edición Familiar de esta semana en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación que puedes leer aquí.

Traducción y edición

  • Iair Salem
  • Carlos Gómez
  • Inés Jawetz
  • Michelle Lahan
  • Abraham Maravankin