Edición Familiar: En busca del sentido (Vaikrá 5779)

EDICION FAMILIAR: EN BUSCA DEL SENTIDO (VAIKRÁ 5779)

Convenio y Conversación: Edición Familiar es una iniciativa nueva y emocionante de La Oficina del Rabino Sacks para 5779. Escrita como un acompañamiento al ensayo semanal Convenio y Conversación del Rabino Sacks, la Edición Familiar tiene como objetivo conectar a los niños mayores y adolescentes con sus ideas y pensamientos sobre la parashá.

Descarga la Edición Familiar de Vaikrá 5779 en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación para  Vaikrá 5779 que puedes leer aquí.

Vaikrá, el tercer libro de la Torá, es muy diferente de los otros. No describe un viaje. Se sitúa sólo en el Monte Sinaí y se extiende por un breve momento en el tiempo: solo un mes. Casi no se relatan historias. Pero ubicado en el centro del Jumash, Vaikrá es la clave para entender la vocación y misión de Israel: ser “un reino de sacerdotes y una nación sagrada”. Esta es la primera vez en la historia que a un grupo de personas se les ha dado una misión colectiva, y ésta es la afirmación de la misión. La parashá de Vaikrá, la primera en el Libro de Vaikrá, describe los distintos tipos de sacrificios que los israelitas traían al Tabernáculo. Eran cinco: la ofrenda quemada (olá), la ofrenda de granos (minjá), la ofrenda de paz (shelamim), la ofrenda de pecado (jatat) y la ofrenda de culpa (asham).

El sentido preciso del versículo de apertura es difícil de comprender. Traducido literalmente sería: “Y Él llamó a Moshé y Dios le habló desde la Tienda de Reunión, diciendo…” La primera frase parecería innecesaria. Si nos dice que Dios le habló a Moshé, ¿por qué agregar “Y Él llamó?”

Rashi lo explica de la siguiente forma: “Cada vez que Dios se comunicó con Moshé, ya sea por la expresión ‘Y Él habló’ o ‘y Él ordenó’ siempre estaba precedido por Dios llamando a Moshé por su nombre. ‘Llamar’ es una expresión de cariño.

Vaikrá, nos está diciendo Rashi, significa ser llamado a una tarea por amor. Esta es la fuente de una de las ideas clave del pensamiento de Occidente, el concepto de la vocación o el llamado, o sea, la elección de una carrera o forma de vida no solo por la simple voluntad de hacerlo porque ofrece ciertos beneficios sino porque te sientes convocado a ello. Sientes que este es tu propósito y tu misión en la vida. Este es el motivo por el cual has sido puesto sobre la tierra.

Cuando observamos lo malo a ser reparado, la enfermedad a ser curada, la necesidad a ser resuelta, y sentimos que nos habla a nosotros, es ahí que nos acercamos al máximo, en una era post profética, a escuchar Vaikrá, el llamado de Dios.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Quién o qué te “convoca” cuando descubres tu vocación/llamado en la vida?
  2. ¿Cuál fue la vocación/llamado de Moshé?
  3. ¿Ya sabes cuál puede ser tu vocación?

Los mejores profesores no son necesariamente aquellos con un don para instruir. Son personas que valoran a sus estudiantes, identifican su potencial y hacen que crean en ellos mismos. A veces esto tiene resultados extraordinarios. Java Lehman es un ejemplo de este tipo de educador.

Con el aliento del difunto Lord Jakobovits y su esposa, en 1976 Java Lehman creó una escuela para niños judíos con desafíos educativos llamada Kisharon, única en su tipo en el Reino Unido. Suplicó y pidió prestado escritorios para que Kisharon pudiera abrir sus puertas con sólo dos habitaciones alquiladas. Hoy Kisharon es una próspera familia de instituciones y programas que atienden a varios cientos de niños y adultos con diferentes grados de discapacidades de aprendizaje.

El nombre Kisharon significa habilidad, capacidad, talento. Este nombre fue escogido deliberadamente para crear un cambio de paradigma en nuestra comprensión de los niños con necesidades especiales. La mayoría de la gente ve de lo que carecen. Ella quería que todos aquellos asociados a la escuela pudieran ver lo que tienen y lo que, con el entrenamiento adecuado y amor, son capaces de dar. Su filosofía educativa fluyó directamente de su fe religiosa: ella creyó que todos nosotros somos creados para un propósito, y si carecemos de algunas capacidades, aún tenemos otras. Los niños florecieron bajo su cuidado.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿En qué parte de esta historia puedes ver el mensaje contenido en La Idea Central?
  2. En Pensando más profundamente, la siguiente idea también es explorada: “Cada uno de nosotros es único… Hay cosas que solo nosotros podemos hacer… Para cada uno de nosotros, Dios tiene una tarea”. ¿Cómo se conecta esta idea con la historia de Kisharon?

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos habla de los derechos inalienables a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Se han publicado centenares de libros acerca de la felicidad y cómo alcanzarla. Pero hay algo que es aún más fundamental para la consideración de una vida bien vivida, el sentido. Los dos parecen similares. Es fácil suponer que las personas que encuentran el sentido son felices, y que aquellos que son felices, los son porque han hallado sentido. Pero felicidad y sentido no son iguales, y no siempre coinciden.

En gran medida, la felicidad es un tema de satisfacción de los deseos y las necesidades. El sentido, por el contrario, trata del propósito de la vida, especialmente a través de hacer contribuciones positivas para la vida de los demás. La felicidad consiste en gran medida en cómo se siente uno en el presente. El sentido, es cómo juzgas tu vida en su totalidad: pasado, presente y futuro. La felicidad se asocia con tomar, el sentido, con dar. Los individuos que sufren estrés, preocupación o ansiedad no son felices, pero pueden vivir una vida plena de sentido. Los infortunios del pasado reducen la felicidad del presente, pero las personas frecuentemente conectan esos momentos con el descubrimiento del sentido. Además, la felicidad no es privativa de los seres humanos. Los animales manifiestan su contento cuando sus deseos y necesidades son satisfechos. Pero el sentido es un fenómeno esencialmente humano. Puede haber felicidad sin sentido y puede haber sentido en ausencia de felicidad, aún en el medio de la oscuridad y el dolor. La búsqueda de sentido se trata de algo más grande que el ser.

Nadie hizo más que el fallecido Viktor Frankl para poner la cuestión del sentido en el discurso de la modernidad. En los tres años que pasó en Auschwitz, Frankl sobrevivió y ayudó a otros a hacerlo, inspirándolos a buscar una finalidad de sus vidas, aun en ese infierno sobre la tierra. Fue ahí que formuló las ideas que luego transformó en un nuevo tipo de psicoterapia basado en lo que llamó “el hombre en busca del sentido”. Su libro, con el mismo título, fue escrito en nueve días en 1946, vendió más de diez millones de ejemplares en todo el mundo, y se posiciona como uno de los libros de mayor influencia del siglo XX.

Frankl sabía que en los campos, los que perdían la voluntad de vivir, morían. Cuenta cómo ayudó a dos prisioneros a encontrar una razón para vivir. La primera, una mujer, tenía un hijo que la esperaba en otro país. Otro había escrito el primer volumen de una serie de libros de viajes y tenía más volúmenes que debía concluir. Por lo tanto, ambos tenían un motivo para vivir.

Frankl solía decir que la forma de encontrar un sentido para la vida no es preguntarnos qué es lo que queremos de ella. En vez, debemos preguntarnos qué es lo que la vida demanda de nosotros. Cada uno de nosotros es único, en cuanto a nuestros dones, nuestras habilidades, destrezas y talentos, y en las circunstancias de nuestra vida. Para cada uno, entonces, hay una tarea que solo nosotros podemos realizar. Esto no significa que seamos mejores que otros. Pero si creemos que estamos aquí por un motivo, entonces hay un tikún, una reparación, que solo nosotros podemos hacer, un fragmento de luz que solo nosotros podemos redimir, un acto de bondad, o de coraje, generosidad u hospitalidad que podemos hacer, hasta una palabra de aliento o una sonrisa que solo nosotros podemos dar, porque estamos aquí, en este lugar, en este tiempo, enfrentado a esta persona en este momento de su vida.

“La vida es una tarea” solía decir, y agregó: “El hombre religioso se diferencia del que aparentemente no lo es, sólo por experimentar su existencia como una misión y no simplemente como una tarea” La persona es consciente de ser llamada, convocada por una Fuente. “Por miles de años esa fuente ha sido llamada Dios.”
Ese es el significado de la palabra que da el nombre a nuestra parashá, y al tercer libro de la Torá, Vaikrá: “Y Él llamó.” ¿Por qué la palabra Vaikrá aparece aquí, al comienzo del libro central, el tercero de la Torá? Porque el libro de Vaikrá trata sobre los sacrificios, y la vocación trata sobre sacrificios. Tenemos la voluntad de hacer sacrificios cuando sentimos que son parte de la tarea que hemos sido llamados a realizar.

Desde la perspectiva de la eternidad, a veces podemos sentirnos abrumados al tomar conciencia de nuestra propia insignificancia. No somos más que una ola en el océano, un grano de arena en la costa, una partícula de polvo en la superficie de la infinidad. Pero estamos aquí porque Dios así lo quiso, porque hay una tarea qué Él quiere que realicemos. La búsqueda del sentido es ir en busca de esta tarea.

Cada uno de nosotros es único. Aún gemelos genéticamente idénticos son distintos. Hay cosas que sólo nosotros podemos hacer, nosotros, que somos lo que somos, en este tiempo, en este lugar y en estas circunstancias. Para cada uno de nosotros Dios tiene una tarea: una labor a realizar, una muestra de bondad a efectuar, un obsequio a dar, un amor a compartir, una soledad a paliar, un dolor a mitigar, una vida truncada a ayudar a reparar. Discernir cuál es la tarea, escuchar Vaikrá, el llamado de Dios, es uno de los grandes desafíos espirituales para cada uno de nosotros.

He pasado mucho tiempo de mi vida pensando sobre la vida, observando a las personas, leyendo libros, buscando maestros y modelos, intentando distinguir lo que es realmente importante y lo que sólo parece importante en ciertos momentos. No tengo pretensiones de sabiduría, pero esto es lo que he aprendido:

  • Cada uno de nosotros está aquí con un propósito.
  • Discernir ese propósito toma tiempo y honestidad, conocimiento de nosotros mismos y conocimiento del mundo, se encuentra allí para ser descubierto. Cada uno de nosotros tiene una combinación única de dones, un radio de influencia sin igual, y dentro de ese radio, tan pequeño como una familia o tan grande como un país, podemos ser una presencia transformadora.
  • Donde se unen el que quiero hacer con el lo que debe ser hecho, ahí es donde Dios quiere que estemos.
  • Incluso el acto de bondad más pequeño puede cambiar la vida de una persona.
  • Aquellos que pasan al menos una parte de su vida sirviendo a otros, son las personas más realizadas y más felices que conozco.
  • Una palabra de elogio puede dar sentido a la vida de una persona.
  • El mundo es un libro en el cual nuestra vida es un capítulo, y la pregunta es si cuando otros lo lean se sentirán inspirados.
  • Cada día es una pregunta que Dios nos hace a cada uno de nosotros.
  • Pocos son los días en que no podemos marcar una diferencia en la vida de otros.
  • Podemos marcar una diferencia, y es sólo al marcar una diferencia que podemos redimir una vida, levantarla de la mera existencia y darle gloria.
  • Cada situación en que nos encontramos no pasó por accidente: estamos aquí y ahora, en este lugar, entre esta gente, en estas circunstancias, para poder hacer el acto o decir la palabra que cure una de las fracturas del mundo.

To heal a fractured world, pp. 272-273

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. De la lista del Rabino Sacks, ¿qué punto te ha ayudado a entender cuál es tu vocación?
  2. ¿Cuál crees que es la más inspiradora?
  1. ¿Qué es lo que te hace feliz?
  2. ¿Qué le da sentido a tu vida
  3. ¿Cómo planeas hacer de tu vida algo con más sentido?
  4. ¿Tienes una idea de cuál es tu vocación en la vida?
  5. ¿Cómo podemos descubrir cuál es nuestra vocación? ¿Dónde la encontró Moisés? ¿Podemos encontrar nuestra propia vocación de la misma fuente?

¿Quieres ganar un Sidur con los rezos diarios semanales de Koren Aviv? Este Sidur ha sido diseñado para ayudar a los jóvenes a explorar su relación con Dios así como los valores, historia y religión de su pueblo. Envía un correo electrónico a: CCFamilyEdition@rabbisacks.org con tu nombre, edad, ciudad y una pregunta u observación sobre la parashá de Convenio y Conversación Edición Familiar. Los participantes deben ser menores de 18 años. Cada mes seleccionaremos dos de las mejores, y ambos recibirán un Sidur dedicado por el Rab Sacks! Gracias a Koren Publishers por la amabilidad de donar estos maravillosos Sidurim.

LA IDEA CENTRAL

  1. El término “llamada” sugiere que algo o alguien está llamando a una persona que se convierta en, o logre algo. La llamada de uno podría ser sus propios talentos naturales, habilidades y personalidad que le conducen a su vocación. Si eres un atleta con un talento innato, con el temperamento apropiado para el éxito, entonces esto podría describirse como tú “llamada”, podría describirse como “equivocado” desperdiciar estos talentos, ya que beneficiarán al mundo (en este caso llevando el disfrute a muchos). El destino o la historia podrían estar llamándote, sugiriendo que la humanidad necesita algo específico en un momento determinado de la historia, y tu eres la persona para serlo o lograrlo. En el caso de nuestra parashá, es Dios el que literalmente está pidiendo a Moshé que cumpla su destino. Aquellos que creen, pueden ver los dos primeros ejemplos como llamados de Dios, de una manera u otra.
  2. Aunque el contexto del primer párrafo del libro de Vaikrá es Dios ordenando a Moisés que entregue un mensaje sobre el servicio de los sacrificios a los israelitas, el Rabino Sacks y Rashi están sugiriendo que el texto está dando a entender que Dios estaba llamando a Moshé a realizar su vocación, a ser el líder del pueblo judío en ese momento de la historia.
  3. Aunque a veces somos críticos con nuestros sistemas educativos que exigen que nuestros hijos consideren sus futuras carreras a una muy corta edad, esta pregunta se refiere a la vocación más que a la carrera. Nunca se es demasiado joven para empezar a considerar esto, a pesar de que también debemos alentar a un joven a darse cuenta de que está al inicio de un viaje de auto-descubrimiento y de realización que dura toda la vida.

UNA VEZ SUCEDIÓ…

  1. La conexión más obvia entre la historia y La Idea Central es cómo Java Lehman descubrió y actuó en su llamado de la vida, y cómo ha hecho un impacto en las vidas de tantas personas. Sin embargo, hay un sentido oculto en la historia: ella vio el potencial único en cada uno, incluyendo los niños y los adultos que se beneficiaron de su trabajo con Kisharon.
  2. Java Lehman podía ver el potencial en cada uno, y cómo, a pesar de las dificultades y las diferencias que algunos tienen, eso no quiere decir que no tengan una tremenda cantidad para contribuir a la humanidad. Ella animó a cada persona con la que entró en contacto a explorar su propio llamado y la contribución única que pueda hacer.

DEL PENSAMIENTO DEL RABINO SACKS

  1. Esta es una pregunta personal, y explorar la vocación de uno mismo es un proceso personal y único. Personas inspiradoras que poseen sabiduría para compartir puede ayudar en ese proceso. Si bien cada uno de estos puntos puede convertirse en un catalizador del proceso, los primeros tres y el último son particularmente relevantes. El Rabino Sacks decidió usar el tercero, “donde se unen el que quiero hacer con el lo que debe ser hecho, ahí es donde Dios quiere que estemos” como conclusión de la edición de esta semana de Convenio y Conversación.
  2. Esta pregunta sólo tiene respuesta personal.

ALREDEDOR DE LA MESA DE SHABAT

  1. Intenta tener un debate real en esta pregunta y la siguiente, incentivando a los participantes a reflexionar en qué significa la felicidad para ellos y dónde y cómo puede alcanzarse. Comparte alguna de las citas más sobresalientes de Convenio y Conversación que contrastan la felicidad con una vida con sentido, y ve si los participantes de tu debate están de acuerdo. Estas pueden incluir: La felicidad se trata solo de satisfacer necesidades y deseos. El sentido se trata de sentir que la vida tiene un propósito. La felicidad se trata de cómo te sientes en el presente. El sentido es sobre cómo juzgas tu vida como un todo: pasado, presente y futuro. La felicidad está asociada con tomar, el sentido está asociado con dar. La felicidad no es exclusiva de los humanos. Los animales también pueden experimentar alegría cuando sus deseos y necesidades están satisfechos. Pero es significado es un fenómeno que sólo los humanos pueden experimentar.
  2. Ver respuesta a la pregunta 1.
  3. Esta es una pregunta personal, y aunque las personas que participan en este debate puede ser muy jóvenes, si son lo suficientemente grandes para entender que podría darle sentido a la vida, son los suficientemente grandes para pensar en formas de darle más sentido a sus vidas.
  4. Esta es una pregunta similar a la de arriba. Los participantes pueden necesitar ayuda para explorar esto, pero no hay razón por la cual no puedan comenzar a pensar en estos temas a pesar de su juventud.
  5. Ver La idea central, respuesta 1.

Descarga la Edición Familiar de Vaikrá 5779 en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación para  Vaikrá 5779 que puedes leer aquí.

Traducción y edición

  • Iair Salem
  • Carlos Gómez
  • Inés Jawetz
  • Abraham Maravankin