Edición Familiar: Temor físico, angustia moral (Vaishlaj 5779)

EDICION FAMILIAR: TEMOR FÍSICO, ANGUSTIA MORAL (VAISHLAJ 5779)

Convenio y Conversación: Edición Familiar es una iniciativa nueva y emocionante de La Oficina del Rabino Sacks para 5779. Escrita como un acompañamiento al ensayo semanal Convenio y Conversación del Rabino Sacks, la Edición Familiar tiene como objetivo conectar a los niños mayores y adolescentes con sus ideas y pensamientos sobre la parashá.

Descarga la Edición Familiar de Vaishlaj en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación para Vaishlaj 5779 que puedes leer acá.

La Parashá Vayishlaj cuenta la historia del encuentro entre Yaakov y Esav después de veintidós años de separación. Al escuchar que su hermano viene a encontrarse con él con un pequeño ejército de cuatrocientos hombres, Yaakov queda “muy asustado y angustiado”. Crea una estrategia de tres etapas: Primero divide su campo en dos, luego le envía regalos a Esav, y finalmente, comienza a rezar. Esa noche Yaakov se encuentra a sí mismo luchando con un misterioso extraño, en un episodio que termina con él recibiendo un nuevo nombre, Israel, que significa “aquel que pelea con Dios y los hombres y triunfa”. Al día siguiente se encuentran ambos hermanos, no en situación de violencia sino en paz. Se abrazan y luego toman caminos separados. La parashá termina con la muerte de Ytzjak y con una lista de todos los descendientes de Esav.

Han pasado veintidós años desde que Yaakov huyó de su hermano, y se encuentra ahora solo y pobre; veintidós años desde que Esav juró vengarse por considerar que Yaakov le robó la bendición paterna. Ahora los hermanos están por volver a encontrarse. Es un encuentro plagado de peligros. En una oportunidad, Esav juró matar a Yaakov. ¿Lo hará ahora? O ¿El tiempo ha cicatrizado la herida? Yaakov manda mensajeros para informar a su hermano que está viniendo.
Cuando vuelven, le anuncian que Esav viene al encuentro de Yaakov con un dotación de cuatrocientos hombres – un contingente tan grande que sugiere a Yaakov que Esav planea enfrentarlo en una batalla. La respuesta de Yaakov es inmediata e intensa
Entonces Yaakov estaba muy asustado y angustiado (Gen. 32:8)
Su miedo es entendible, pero la descripción de la Torá sobre su reacción es también desconcertante. ¿Por qué usa dos verbos que tienen significado similar? ¿Cuál es la diferencia entre miedo y angustia?
Para esto, el Midrash da una respuesta profunda: Rab Yehuda bar Itai dijo: ¿Acaso no son idénticos el miedo y la angustia? El significado es que “tenía miedo” porque podía ser asesinado y “estaba angustiado” porque él podía asesinar. Yaakov pensó: si él prevalece, ¿no me matará?; y si fuera a la inversa, ¿no lo mataré yo a él? Esa es la explicación de que él “tenía miedo” de ser asesinado y la “angustia” de que el que pudiera matar fuera él.
La diferencia entre el temor y la angustia, según el Midrash, es que el primero es una ansiedad física, y la segunda, moral. Una cosa es temer por la propia muerte, y otra muy distinta es ver que uno puede ser el causante de la muerte de otro. La emoción de Yaakov era entonces doble, abarcando la física y la psicológica, la moral y la material.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Piensas que sería probable que dos hermanos pudieran odiarse tanto que esto haría que se mataran el uno al otro?
  2. Habría sido errado por parte de Yaakov matar a Esav en esta situación? Si no es así, entonces ¿por qué esta posibilidad le causa angustia?
  3. Yaakov estaba preocupado de convertirse en un asesino. ¿Tienes miedo de convertirte en una persona de la que no estás orgulloso?

Mucho antes de que se construyera el Beit Hamikdash, dos hermanos vivían y labraban el campo en ese mismo sitio. Uno era casado y tenía una familia grande, mientras el otro era soltero. Ellos vivían muy cerca el uno del otro, y cada uno trabajaba su tierra sembrando trigo. Al llegar la época de la cosecha, cada uno fue bendecido con una cosecha abundante y guardó sus granos para un largo tiempo de almacenaje.
El hermano soltero, observando su buena fortuna, pensaba que Dios lo había bendecido con más de lo que necesitaba, en cambio su hermano, que era el padre de una gran familia, podría sin dudas necesitar más que él. En la mitad de la noche, se levantó y secretamente tomó de sus granos y los puso en la pila de su hermano.
De forma similar, el hermano casado pensó para sí mismo que había sido bendecido con muchos hijos que lo cuidarían cuando fuera una persona mayor, en cambio su hermano dependería de lo que él hubiera ahorrado. Él, a su vez, también se levantó en la mitad de la noche y silenciosamente tomó parte de sus granos y los pasó de su pila a la de su hermano.
En la mañana, cada uno se preguntó por qué no se notaba una menor cantidad de granos en sus pilas, por lo que volvieron a hacer lo mismo a la noche siguiente, pasando granos de sus pilas a la pila de su hermano. Estas actividades nocturnas continuaron hasta que una noche los hermanos se toparon uno con el otro. En ese instante, en la oscuridad de la noche, el amor fraternal iluminó el cielo sobre las montañas; cada uno entendió lo que el otro había estado haciendo y se dieron un caluroso abrazo. De acuerdo con la leyenda, cuando Dios vio esta escena de amor fraternal, Él escogió este sitio para Su Templo.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Cuál es el mensaje de esta historia? ¿Cómo se conecta con la historia del encuentro entre Yaakov y Esav en la parashá?
  2. Si tienes hermanos, ¿Tu relación se parece más a la de Yaakov y Esav, o a la de los hermanos de la historia? ¿Quizás a ambas?

La idea contenida en «La Idea Central» plantea una pregunta adicional. La autodefensa está permitida por la ley judía. Si Esav intentara matar a Yaakob, Yaakob estaría justificado si peleara en su contra, si fuera necesario a costa de la vida de Esav. ¿Por qué, entonces, esta posibilidad debería traer consigo dudas morales? Hay una explicación posible para el miedo de Yaakob – es decir, que el Midrash significa lo que dice, ni más, ni menos: Yaakob estaba angustiado ante la posibilidad de ser forzado a matar aun cuando ello estuviera enteramente justificado. A lo que nos estamos enfrentando aquí es el concepto de un dilema moral. Esta frase se utiliza a menudo de forma imprecisa, para nombrar un problema moral o una difícil decisión ética. Pero un dilema no es simplemente un conflicto. Hay muchos conflictos morales. ¿Podemos realizar un aborto para salvar la vida de la madre? ¿Debemos obedecer a un padre o a una madre cuando él o ella nos piden que hagamos algo que está prohibido en la ley judía? ¿Podemos profanar el Shabat para prolongar la vida de un enfermo terminal?
Estas preguntas tienen respuestas. Hay una forma de actuar correctamente y otra incorrectamente. Dos deberes entran en conflicto y tenemos principios meta halajicos que nos dicen cuál tiene prioridad. Hay algunos sistemas en los que todos los conflictos morales son de este tipo. Siempre hay un procedimiento en relación a la decisión y, por lo tanto, una determinada respuesta a la pregunta, «¿Qué debo hacer?»
Un dilema, sin embargo, es una situación en la que existe una respuesta correcta. Se presenta en casos de conflicto entre correcto y correcto, o entre incorrecto e incorrecto – donde, hagamos lo que hagamos, estamos haciendo algo que en otras circunstancias no deberíamos hacer. Los dilemas morales son situaciones en las que el hacer lo correcto no implica que es el final del asunto. El conflicto puede ser inherentemente trágico. Yaakob, en esta parashá, se encuentra atrapado en este tipo de conflicto: por un lado, él no debería permitirse que lo maten; y por el otro, no debe matar a otra persona; pero él debe hacer uno u otro. El hecho de que un principio (defensa propia) prevalezca sobre otro (la prohibición de matar) no significa que, enfrentado ante tal elección, l no tenga reparos, especialmente dado el hecho de que Esav es su hermano mellizo. A pesar de sus diferencias, ellos crecieron juntos. Eran parientes. Esto intensifica el dilema aún más.
A veces, ser moral implica que uno experimente angustia al tener que tomar una decisión. Hacer lo correcto podría conllevar que uno no sienta remordimiento o culpa, pero aún así, uno siente remordimiento o aflicción por la acción que debe ejecutarse.
Un sistema moral que deja lugar para la existencia de dilemas, es uno que no intenta eliminar las complejidades de una vida moral. En un conflicto entre dos hechos correctos o entre dos hechos incorrectos, podría haber una forma apropiada de actuar – el menor de los dos males, o el mayor de los dos bienes – pero esto no anula todo el sufrimiento emocional. Un individuo justo puede, a veces, ser alguien capaz de angustiarse incluso sabiendo que han actuado correctamente. Lo que el Midrash nos está diciendo es que el judaísmo reconoce la existencia de dilemas. A pesar de lo intrincada de la ley judía y de sus principios meta halájicos para decidir cuál de los dos deberes tiene prioridad, aun así nos podemos vernos enfrentados a situaciones en las que existe una causa no eliminable de angustia. La grandeza de Yaakob fue la que le permitió sentir ansiedad moral, aun ante la perspectiva de hacer algo enteramente justificado, esto es, defender su vida a costa de la su hermano.

Nuestra costumbre es volcar una gota de vino con las palabras “Sangre”, “Fuego” y “Columnas de humo”, al mencionar cada una de las plagas y en las tres palabras de la abreviatura de Rab Yehuda. Una de las explicaciones más bellas es aquella ofrecida por Abudraham, quien lo interpreta de acuerdo al versículo de Proverbios: “No te regocijes con la caída de tu enemigo” (24:17). Incluso mientras damos las gracias por el milagro de las plagas, a través de los cuales nuestros ancestros ganaron su libertad, también hacemos brotar una lágrima simbólica por aquellos que sufrieron.
De acuerdo con algunos comentaristas, es por eso que la Torá no menciona la palabra “simjá”, alegría, en conexión con Pesaj, como lo hace con otras festividades. Un pasaje del Talmud (Meguilá 10b) dice que cuando las aguas del mar se cerraron atrapando al ejército egipcio, los ángeles quisieron entonar una canción de alabanza.
Dios los silenció con las palabras: “Mis criaturas se están ahogando en el mar, y ¿ustedes quieren entonar una canción?” Dios no se regocija con la caída de los malvados.
La madurez moral implica una habilidad para vivir situaciones y emociones complejas. Podemos sentirnos motivados por un evento porque representa el triunfo de la justicia, mientras al mismo tiempo nos identificamos con el sufrimiento de las víctimas. Una de las glorias del judaísmo es que refleja la complejidad de la vida moral sin caer en el escepticismo o el relativismo. Los héroes de la Torá raramente están libres de defectos, así como los villanos dejan de tener virtudes. Esto no evita que emitamos juicios morales, al igual que el gris no niega la existencia del negro y del blanco. Pero debería protegernos de actitudes como las que desarrollaron las sectas de los Rollos del Mar Muerto, que dividieron a la humanidad entre “los hijos de la luz” e “los hijos de la oscuridad”. El judaísmo nos prohíbe regocijarnos en las desgracias de los demás. Fue la primera fe en la historia en enseñar la unidad de la humanidad bajo la paternidad universal de Dios. Por lo tanto, las lágrimas son un lenguaje universal, y la piedad no debería conocer fronteras nacionales o religiosas.

La Hagada Jonathan Sacks


PREGUNTAS PARA PENSAR

  1. ¿Puedes ver una conexión entre el dilema ético de Yaakov explorado más arriba y la complejidad moral de mantener nuestras emociones bajo control cuando triunfamos sobre nuestros enemigos como lo describe la Hagadá del Rabino Sacks?¿Cuál es el mensaje de las dos ideas?
  2. ¿Son relevantes, en forma práctica, estas ideas en la historia judía moderna en general y en tu vida en particular?
  1. ¿Crees que el miedo que Yaakov sintió a causa de Esav al inicio de la parashá está justificado? ¿Estaría justificado Esav si él se sintiera de esa forma?
  2. ¿Estaría justificado Yaakov si él hubiera asesinado a Esav?
  3. ¿Crees que alguna vez es éticamente correcto matar? Si lo es, ¿Cuándo ?
  4. ¿Qué impacto emocional y espiritual crees que puede tener sobre una persona asesinar, aún si se encuentra moralmente justificado?
  5. ¿Cuál crees que es el aprendizaje que los soldados de un ejército pueden obtener de Convenio y Conversación de esta semana

¿Quieres ganar un Sidur con los rezos diarios semanales de Koren Aviv? Este Sidur ha sido diseñado para ayudar a los jóvenes a explorar su relación con Dios así como los valores, historia y religión de su pueblo. Envía un correo electrónico a: CCFamilyEdition@rabbisacks.org con tu nombre, edad, ciudad y una pregunta u observación sobre la parashá de Convenio y Conversación Edición Familiar. Los participantes deben ser menores de 18 años. Cada mes seleccionaremos dos de las mejores, y ambos recibirán un Sidur dedicado por el Rab Sacks! Gracias a Koren Publishers por la amabilidad de donar estos maravillosos Sidurim.

LA IDEA CENTRAL

  1. Frecuentemente, las relaciones familiares son versiones más intensas que otras relaciones. El amor entre hermanos será, a menudo, un amor intenso, pero existe también el potencial de que la relación fraternal sea un fracaso, y cuando lo es, esto puede llevar a sentimientos negativos intensos. En este caso, Esav siente que su derecho de nacimiento le ha sido robado como un acto de profunda traición. No es difícil imaginar cómo esto puede conducir a emociones extremas (aunque ninguna sea justificativa para un asesinato, incluso en esta situación).
  2. Si Esav hubiera intentado amenazar la vida de Yaakov, entonces habría sido moralmente justificado que Yaakov mate a Esav en defensa propia. Esto es, de hecho, un imperativo halájico. Sin embargo, a pesar de los justificativos morales, éticos y halájicos, esto no significa que este acto no habría angustiado a Yaakov – aún más tratandose de su hermano mellizo.
  3. Hay muchos factores que influyen en quién nos convertimos como personas, como la presión social por parte de nuestros amigos, el trabajo y la sociedad toda. A veces, nos encontramos con que estamos siendo influenciados poco a poco en formas muy pequeñas, hasta que un día despertamos y nos damos cuenta de que ya no nos reconocemos a nosotros mismos. Este es un miedo legítimo.

UNA VEZ SUCEDIÓ…

  1. Esta historia demuestra cuán profundo y fuerte puede ser el amor fraternal. Esta historia es el modelo de amor humano máximo, ya que cada hermano encontró una razón para preocuparse por su hermano a expensas de sus propios recursos. Dios vió la profundidad de este amor y eligió este lugar para Su Templo, para recordarle al mundo que Su morada en este mundo representa amor porque Su relación con el mundo está basada en amor puro. (Es importante notar que esta leyenda, a pesar de ser muy conocida y contener un mensaje muy judío, no encuentra en ninguna fuente judía).
  2. Los hermanos pueden odiarse o amarse al mismo tiempo. Hay algo muy hermoso sobre esto, y es un modelo para todas las relaciones humanas. Todos los humanos pueden y deberían tener relaciones como hermanos con los demás, una hermandad del hombre. Incluso si esto, a veces, deriva en exceso de confianza y emociones negativas, la base para una relación fraternal es siempre el amor.

DEL PENSAMIENTO DEL RABINO SACKS

  1. Así como Yaakov temía asesinar a Esav y el impacto que eso tendría sobre él, a pesar de estar justificados éticamente, nosotros debemos ser sensibles al valor de la vida y la dignidad de nuestros enemigos, incluso cuando está justificado pelear con ellos o hasta destruirlos. Ellos son seres humanos, criaturas de Dios, y aunque resulte desafiante, debemos esforzarnos por relacionarnos con ellos como seres humanos.
  2. Estos mensajes tiene relevancia actual con la historia judía moderna, por ejemplo en el conflicto árabe – israelí. Puede ser relevante para una persona que haya experimentado un hecho de antisemitismo. Poner la otra mejilla no es un valor judío. El judaísmo no espera perdón incondicional a nuestros enemigos. Estamos en todo nuestro derecho, de hecho es una obligación religiosa, a defender a nuestro pueblo, incluso cuando eso significa un conflicto. Sin embargo, la ética judía demanda sensibilidad hacia el valor de la vida, y la dignidad humana de nuestros enemigos.

ALREDEDOR DE LA MESA DE SHABAT

  1. Después que Yaakov engañara a su padre y obtuviera la primogenitura a través de un subterfugio, Esav deja en claro sus sentimientos e intenciones en la Parashá Toldot (Gen. 27:41). No existe ninguna razón para que Yaakov suponga que Esav se haya suavizado con el tiempo y lo haya perdonado. Si bien podemos entender el dolor y las emociones que Esav sintió luego de este evento, su amenaza de asesinar a Yaakov no está justificada moralmente.
  2. Si Esav suponía una amenaza a la vida de Yaakov, y no existía otra forma de neutralizar esa amenaza, entonces Yaakov no solo estaría justificado en matar a Esav sino que habría sido un deber religioso proteger su propia vida, aun a expensas de la vida de Esav.
  3. El pacifismo no es un valor judío. Hay condiciones específicas en las que matar está justificado, y de hecho requerido religiosamente. La defensa propia, incluida una guerra de defensa propia, es uno de esas condiciones.
  4. A pesar de la posición del judaísmo sobre el pacifismo y el asesinato justificado éticamente, esto no sugiere que no exista un costo emocional y espiritual del asesinato. La santidad de la vida es un valor central en el judaísmo, y aquellos que se ven forzados a asesinar corren el riesgo de volverse insensibles al valor y santidad de la vida humana.
  5. Un soldado está entrenado para matar y debe cumplir su deber por su nación. Si bien está reconocido como un derecho de toda nación a tener un ejército para defender a sus ciudadanos, la moralidad de el ejército es crítica para la salud moral de la sociedad. Un ejército humano y moral invertirá en educar a sus soldados para que tengan sensibilidad sobre la santidad de la vida humana, y la dignidad humana de sus enemigos. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) tiene un código ético muy calor y desarrollado, llamado “Pureza de Armas” donde estos valores y conflictos se desarrollan extensamente, y cada soldado que sirve en las FDI lo aprende como parte de su entrenamiento básico.

Descarga la Edición Familiar de Vaishlaj en PDF

Esta Edición Familiar es una guía al ensayo principal de Convenio y Conversación para Vaishlaj 5779 que puedes leer acá.

Deja un comentario